La ciudad de Cancale, a menudo citada como un «lugar de gusto notable» por sus ostras reconocidas en todo el mundo, también está llena de riquezas históricas y patrimoniales. Para los amantes de la naturaleza, los senderos de sus costas rocosas son ideales para la práctica del senderismo.

Cancale es un pueblo que nace de la unión de dos parroquias históricas: la Houle, hoy el puerto de la Houle y le bourg o Cancale d’en haut, pueblo cuyas casas se agruparon alrededor de la antigua iglesia de Saint-Méen de Judicaël.

Hasta 1830, las dos parroquias convivieron. Posteriormente las autoridades religiosas deciden reagrupar las dos parroquias en una y abrieron la Rue du Port que permite llegar a las dos aldeas.

A finales del siglo XIX, se construyó una nueva iglesia de Saint-Méen en la Place de la République, la ciudad creció, las casas se fueron levantando gradualmente a lo largo del antiguo Vau Baudet que descendía hasta el puerto. Posteriormente, el desarrollo de las subdivisiones abarcará los diferentes distritos para formar el actual municipio.

SMBMSM - Pointe du Grouin Cancale

Las ostras de Cancale 

Con sus múltiples actividades centradas en el mar, el puerto vive al ritmo de las mareas. Se desarrolló para hacerse un refugio natural y se estructuró con la construcción de dos diques que delimitan el puerto actual. Después de los astilleros y la era de la gran pesca en Terranova, hoy es el cultivo de ostras y el turismo lo que anima los muelles del Houle con las idas y venidas de los ostreros en los criaderos de ostras que aparecen durante la marea baja.

La Pointe du Grouin situada al norte de la localidad es el punto de partida de dos fachadas marítimas: una mira a la bahía del Monte Saint-Michel, la otra, salpicada de bonitas playas y puntas rocosas, pertenece a la Costa Esmeralda.

13 km de senderos costeros y muchos senderos interiores permiten a los excursionistas pasear mientras observan una flora rica y variada.

Protegida de los vientos dominantes, la costa este presenta una vegetación compuesta por mimosas, pinos marítimos que se extienden al pie de los acantilados. La ladera norte, dominada por los vientos marítimos del noroeste, ofrece una vegetación típicamente bretona de brezos, aulagas y retamas. Termina en Anse du Verger dominado por la Capilla de Notre Dame du Verger, meca del pasado marítimo de la localidad.

La Cancalaise

Otro orgullo y emblema de la ciudad, la tradicional bisquina conocida como la «Cancalaise», réplica de los antiguos barcos de pesca tradicionales de la bahía, parte de las tertulias náuticas mientras los aficionados a los viejos aparejos esperaban embarcar.

Office de Tourisme Saint-Malo Baie du Mont Saint-Michel
Tél : 0 825 135 200 (0.15€ par min)
www.saint-malo-tourisme.com